miércoles, 3 de enero de 2007

Cartas del Che


Siguendo con la temática de la entrada anterior, quiero compartir con ustedes las siguiente cartas.

A mis hijos
Queridos Hildita, Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto:

Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre ustedes.
Casi no se acordarán de mí y los más chiquitos no recordarán nada.
Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones.
Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la Revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia comentida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda del revolucionario.
Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía.
Un beso grandote y un gran abrazo de
Papá



Sra María Rosario Guevara
36 Rue d´Annam
(Maarif) Casablanca
Maroc

Compañera:

De verdad no sé bien de qué parte de España es mi familia. Naturalmente, hace mucho que salieron de allí mis antepasados con una mano atrás y otra adelante; y si yo no las conservo así, es por lo incómodo de la posición.
No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capáz de temblar de indignación cada vez que se comete una justicia en el mundo, somos compañeros, que es lo más importante.
Un saludo revolucionario de Patria o Muerte
Venceremos
Cmdte. Ernesto Che Guevara.

2 comentarios:

Einstein dijo...

Luz (ese es tu nombre,no?)como no sé ninguna frase del Ché te obsequio alguna de Artigas, para que veas las similitudes de pensamiento a pesar de todo.
"Unidos intimamente, luchamos contra tiranos que intentan profanar nuestros más sagrados derechos"
o
"Los pueblos de la América del Sur están intimamente unidos por vínculos de naturaleza e intereses recíprocos"

Luz dijo...

¡Cuánta hermosura encuentro en esas frases! Esa emoción tan profunda de sentirse latinoamericano de corazón y defendernos unos a otros...Verdaderamente, me has hecho un regalo hermoso. Sabés que siempre fui de pensar que el Che era una especie de San Martín, a quién también admiro profundamente, luego conocí al cubano José Martí y también me asombró la similitud en el pensamiento y ahora...Artigas!! Si tan solo hubiera personas como ellos en latinoamérica hoy...
Un beso grande y muchas gracias!!
Luz