martes, 8 de mayo de 2007

Dale, Seño. Saltá conmigo!!


Lunes por la tarde. Son casi 15:20, hora en que los chicos terminan su recreo de 10 minutos para volver a entrar a clases.
Salgo al patio. Hace frío pero está soleado. Los varones juegan un fulbito con una pelota de tenis que no tardan en mandar a la casa de la sufrida vecina de la escuela. Las nenas saltan a la soga.
“Seño, ¿vos sabés saltar a la soga,?” me pregunta una de las nenas.
“Claro,” le digo yo, “de chica saltaba mucho.”
“Vení, seño, saltá vos ahora,”dice Sofía.
“Mmmm no, estoy fuera de entrenamiento,” le digo yo.
Entonces Camila se acerca, envuelta en su abrigo de colores y con su sonrisa impresionante me dice: “dale seño, saltá conmigo.”
¿Cómo negarse a volver a ser niña por un minuto? Camila me tomó de la mano, y me llevó de vuelta hasta mi infancia, que en este caso viene a ser la soga. Saltamos hasta que yo metí la pata, literalmente, je.
“Muy bien seño, la tenés clara con la soga,” dijo Sol.

3 comentarios:

Bibliotecariasensual dijo...

es re lindo eso de saltar a la soga, y te acordás del elástico? jajaja si llegas al cielo ganás!"! me hubiera gustado saltar un poco a mi también.Pero mis reflejos no son tan buenos como lo de antes, jajaja

Mari dijo...

Yo te leo todos los postes, eh? Sólo que a veces no sé qué decir porque ando medio ostra (bien, buen ánimo, contenta, sólo un poco ostra de a ratos...)

Es lindo jugar con los nenes... con mi hija juego poco (hablamos mucho) pero cada tanto me agarra para alguno de sus jueguecitos, jeje...

Jorge dijo...

Saludos desde Auckland!
Estaba buscando todo lo que pudiera sobre el ultimo show de Julio Bocca en la 9 de Julio y me encontré con tu blog. Hace un buen rato que lo estoy "hojeando" y "ojenado". Prmiero pensé: "que lindo"; después: "ja ja, que simpático"; mas tarde; "que interesante!". Hasta que llegue al "dale, seño,salta conmigo" . Me morí de una sobredosis de ternura. Me llevó a mis días de escuela primaria allá por los '80 y aun recuerdo en particular.
Estábamos jugando a la pelo mientra un grupo de nenas armaba una soga entrelazando unas pulseritas de goma que usaban de a docenas. (Los nenes usábamos solo una y negra, los mas atrevidos quizá azul)Seguramente se repitió la invitación que vos contás aquí, solo que yo no fui testigo entonces. Recuerdo que cuando nos dimos cuenta, se habían entrelazado tantas pulseritas que la soga atravesaba todo el patio y todas las maestras fueron de la partida. Los nenes dejamos la pelo y nos fuimos a saltar también. Tenia el recuerdo de un patio enorme aunque cuando fui a visitar "mi cole" hace una par de años, curiosamente se había achicado. O es que crecí un poco desde entonces?
Luz, ese día grabaste para siempre un recuerdo feliz en una nena. En 20 años se habrá olvidado de muchas cosas que debió aprender del programa. Pero jamas se va a olvidar de la seño que salto la soga con ella después del recreo.

Me despido expresando la adoración que siento por el trabajo que haces vos y tus colegas. Un fuerte abrazo!

Hasta mañana señorita!

Jorge L. Sandoval
Auckalnd - New Zealand
jorgesandoval@gmail.com