jueves, 5 de julio de 2007

Nunca te rindas


“Quien vence a otros es fuerte. Quien se vence a sí mismo, es poderoso.” (Proverbio chino)

Voy a reconocer primero, que me cuesta mucho, muchísimo, contar algo tan personal en un blog. Pero al mismo tiempo, sé que hay muchas personas que están sufriendo, o pasando por algo similar a lo que yo pasé. Y justamente por eso, siento que hoy es mi deber contarte mi experiencia. Quién te dice, tal vez, en una de esas, a vos te sirva lo que yo viví.
Hace un par de semanas viví una de las experiencias más importantes de mi vida.
Creo que no hay nada más difícil que las batallas que uno pelea contra uno mismo. Esta vez, ganó Luz. Finalmente. Dominar los pensamientos involuntarios y las extrañas fuerzas irracionales que se apoderan de nosotros algunas veces, no resulta para nadie una tarea sencilla.
Hoy puedo contarte, con una clase de felicidad que nunca creí poder llegar a sentir, que superé el peor de mis miedos, mi fobia, mi única fobia.
Te lo cuento porque tal vez vos tengas alguna. Quería decírtelo porque yo pensé que nunca iba a superarlo y mirame, acá estoy. Lo superé y lo que te puedo decir es que me siento mucho, pero mucho más libre. Y la libertad es, a mi juicio, lo mejor que tiene esta vida. No fue nada sencillo. Esta mochila pesada fue mi compañera de viaje durante unos…18 años. Sí, pasé más años de mi vida con ella que sin ella.
Creo en pocas cosas, pero en las cosas que creo, creo casi ciegamente. Con todo respeto, nunca creí demasiado en los psicólogos. Se que a muchas personas la terapia les ha dado resultado, y lo respeto, pero no es la clase de situación que a mí personalmente me hubiera ayudado.
Durante años, el mundo me enseñó sobre todas las cosas, a ser consciente de mis limitaciones. No digo que eso sea malo, pero se transforma en algo negativo cuando es lo único que alcanzás a ver. Me mostró sin demasiados argumentos, que yo era una persona débil y me inculcó que era positivo ignorar lo más posible mis capacidades de cambio y mi fortaleza, como si todo esto fuera en sí mismo, un acto de humildad. De ese modo, aprendí a quererme poco y nada, a no valorarme demasiado y a sentirme una completa inútil que en muchos casos se limitaba a buscar la aporbación ajena.
Por todas estas razones, durante años fui incapaz de enfrentarme a mí misma. Porque se me había dicho de una y mil maneras, que yo sola no podía, que no era capaz, que necesitaba “buscar ayuda”. A veces te dicen tanto las cosas que, al final, lo terminás creyendo. Aquí asumo la responsabilidad que me toca, la de hacer a un lado los comentarios de los otros y tomar con mis manos las riendas de mi propia vida.
Durante mucho tiempo intenté racionalizar mi problema, pensar que se trataba de algo ilógico y absurdo, sin obtener, claro está, logro alguno.
El año pasado, marcó un punto de inflexión en mi vida. Conocí personas maravillosas. Tan maravillosas como problemáticas. Hablo de problemas serios. No con una sino varias fobias como la mía o más grave y otros tipos de dificultades también. A pesar de todos esos problemas, ellos están dispuestos a superarse. Sabían y saben, que merecen ser felices, que merecen vivir mejor. Saben que la pelea contra uno mismo no es nada fácil ni rápido, pero jamás bajan los brazos. Y allí está la clave. Con todo el coraje necesario, asisten a sus tratamientos y hacen todo lo que se debe hacer para superar este tipo de dificultades.
Algunas miradas, te cambian la vida para siempre. Las mismas miradas que me mostraron el dolor más grande que se pueda ver fueron las que me salvaron. Depositaron en mí toda esa fe que yo no me tenía. Esas miradas me vieron directo a los ojos y lo cambiaron todo. Llegaron a mi alma para quedarse, sin ningún tipo de anestesia. Los ojos del dolor creyeron en mí, haciéndome el regalo más hermoso que jamás haya recibido: el de la confianza, el de la amistad.
No sé cómo pasó, pero todo esto que te cuento me dio el impulso necesario para enfrentar justamente aquello a lo que yo más temía. Y sintiendo todas esas miradas en mi corazón, me llené los pulmones de coraje y ese temor pasó a la historia para siempre.
Para terminar, quiero decirte que soy una persona común y corriente. No me destaco por nada en especial y no soy lo que se dice una persona sabia. Si yo lo logré, cualquiera puede hacerlo. Sólo necesitás juntar coraje, perderle un poco el miedo a la vida y un buen motivo que te impulse.
Por eso, nunca digas nunca. No te enjaules por voluntad propia, ni te inventes prisiones que no existen más que en tu cabeza. No te dejes vencer por tus miedos fácilmente. No pienses que no vas a poder. Sobre todas las cosas y más allá de los resultados, te pido un favor: que nunca te rindas.

Dedicado a Carlos “Chiquito” Viegas.

21 comentarios:

Bibliotecariasensual dijo...

Oh Luli, es hermoso lo que escribistes, me sentí totalmente identificada, y reonozco que he luchado contra mi misma, y he ganado, o mejor dicho superado algunas cosas. Hay cosas que veo de diferente maneras, trato a determinadas personas de diferente forma, antes no lo hacia, porque tomé coraje, porque si pude hacerlo con una persona puedo hacerlo con otras.
Todos maduramos, o queremos hacerlo alguna vez, otras no o sólo vivir con esta dualidad de si y el no.=)

tanguetto dijo...

Querida Luz, voy a discentir contigo...
como primera medida nunca debés decir que sos una persona común y menos después de haber expuesto tu corazón de la manera que lo hacés en este post, por el sólo hecho de haber tenido coraje de contar tus debilidades pasadas ya merecés un puesto especial en la famosa "pole position".

Y si Luz, la terapia ayuda, yo tenía graves problemas y después de dos intentos en el pasado me decidí nuevamente por una experiencia que hizo el click en mi vida hace dos años y volví a la terapia y le puse garra y no falté nunca y aqui el resultado...superado el problema, y no soy un pibe, acuso 55.

Besos pebeta "chucu chucu chucu", por el sombrero de Hijitus.

Alfredo dijo...

Vo revolucionaria, qué llegaste a pensar que podrás cambiar al mundo sin cambiarte a ti? Sabes que cada uno de nosotros somos como tú? El punto de partida es cuando nos damos cuenta de que tenemos que superar y crecer, saber como y vós lo tenés clarito.
En mi casa tengo en un cuarto que uso para mis cosas un cartel de madera que dice "Believe", cada vez que creo que no puedo llegar lo recuerdo y me dá fuerzas nuevas.
Decia Woody Allen:"Soy lo suficiente feo y bajito como para triunfar por mi mismo" y eso mi amiga es lo que siento....

Sahaquiel dijo...

Hermoso post! En verdad es muy conmovedor.. No puedo hacer más que agradecerte por haber compartido con tus lectores semejante experiencia. :)
Derrotar nuestros miedos, como te dije, puede ser uno de los más grandes triunfos a los que podemos aspirar. El miedo nos paraliza, nos pone barreras que nos impiden expandirnos. Sólo se le teme a lo que se desconoce; por lo tanto, superar una fobia es sinónimo de autoconocimiento y poder proyectar parte ese aprendizaje es una muestra de crecimiento y sabiduría.
Me sentí identificado en muchos puntos, porque hace rato vengo luchando con mis demonios y es evidente que aún quedan muchas batallas pendientes.
Mi experiencia con las terapias fue, en cierto sentido, negativa. De todos modos me sirvió para darme cuenta de que las respuestas estaban en mi interior y que seguir visitando a estos profesionales sólo empeoraría las cosas. No voy a negar que a mucha gente puede serle útil, pero no es mi caso.

Decís:
"No me destaco por nada en especial y no soy lo que se dice una persona sabia. Si yo lo logré, cualquiera puede hacerlo. Sólo necesitás juntar coraje, perderle un poco el miedo a la vida y un buen motivo que te impulse."

Yo creo que te destacás por muchas cosas y, sin lugar a dudas, sos un ser muy especial.. Estoy de acuerdo en que todos tenemos el potencial para superar todos nuestros problemas internos, pero, por nuestras limitaciones ilusorias, no siempre es fácil dar ese paso adelante necesario para romper el cascarón y renacer para vivir en plenitud, por eso me parece más que loable tu victoria sobre el miedo y es todo un ejemplo a seguir.
Tu post transmite un mensaje sumamente positivo e inspirador... y eso sólo puede venir de alguien muy especial.
Muchas gracias por todo, Luz. :))

Muchos besos! :)

Alfredo dijo...

Luz: Estaba reviendo mi comentario y no se si quedo claro, sos una genia y una muy buena amiga.
Y lo mas importante de todo es que tenes clara la cosa.
Y me despido como me has pedido...besos!

Carlos dijo...

Luz, aún sin querer o poder verlo, tu iluminas, tu eres la luz y eso tan perceptible como las estrellitas de tu sombrero.

Yo pude verlo al segundo mensaje que cruzamos, sin duda alguna eres un ser especial.

Un beso grande. (grande, no, inmenso)

iaiune dijo...

Me alegro mucho por vos Luz, qué buena noticia. Recomendaré este post a una amiga. Un beso.

Mari dijo...

Sí que se puede. Dará más o menos trabajo, pero se puede. Es cuestión de que se haga un esfuerzo "extra".

Besos, Luz preciosa, y seguí sanando día a día.

Luz dijo...

Biblio: Me alegra que estés demoliendo prisiones imaginarias. :) Ya ves que tu vecina de enfrente también está peleando batallas complicaditas...si me habrán tratado de loca...jeje

Tanguetto: gracias por lo que me decís :) Me alegra que la terapia te haya servido. Mi intención no era tirar abajo ese enfoque, sino decir que el modo de "pelear" con estas cosas es muy personal, depende de cada uno. Si no creés en algo, no te va a servir. No va conmigo el psicoanálisis, es todo, pero por supuesto es respetable.
Un besote tanguero de mediodía nublado!!!

Sahaquiel: usted de estas cosas sabe, ¿verdad? Lo peor de este tipo de problemas es que deriva en otras cosas y te va encerrando y,además uno se paraliza. ¿Yo especial? Mirá quién habla!!!
Besote! :)

Luz dijo...

Alfred: Ciertamente, ha sido una revolución interna ;) jejeje. Por supuesto que soy de pensar que si se quiere cambiar el mundo, se debe empezar por uno mismo.
Me encantó la frase de Woody ¿¿¿porqué será??? jajajaja
Usted no es un hombre de halago fácil, por eso te agradezco tanto lo que medecís, y como si eso no fuera suficiente...me mandaste un beso!!!! jajaja
Vos también sos un buen amigo. Se lo quiere mucho por estas orillas.
Besote!!!
PD: I BELIEVE !!! :)

Carlitos: Gracias!!! :)La luz que ves es la que irradian todos ustedes :)
Luz que me entibia, luz que me abraza :)Vos sos parte de esa luz, y me alegra que así sea.
Te quiero mucho!!
Besote!!

Luz dijo...

Iaiune: gracias por volver y comentar!!! :)
Te mando un beso grande para vos y un abrazo fuerte para tu amiga.

Mari: gracias a vos, por tu comentario. Lleva tiempo pero sí, se puede.Besotes para vos y tu niña cochina :))

Davor dijo...

MOLTISIMO PIU AVANTI ANCORA !

Si en vez de las estúpidas panteras
y los férreos, estúpidos leones,
encerrasen dos flacos mocetones
en la frágil cárcel de las fieras;

No habrían de yacer noches enteras
en el blando pajar de sus colchones;
sin esperanzas ya, sin reacciones,
lo mismo que dos plácidas horteras;

Cual Napoleones pensativos, graves,
no como el tigre sanguinario y maula;
escrutarían palmo a palmo su aula,
buscando las rendijas, no las llaves...

Seas el que tú seas, ya lo sabes:
a escrutar las rendijas de tu jaula!
Pedro Bonifacio Palacios.

Luz dijo...

Sonetos medicinales... :)
Muchas gracias Davor!
Te mando un beso.
PD: ¿¿te había dicho que me gusta ESA remera que tenés puesta?? (jeje, perdón, no puedo evitarlo! :P)

Marcelo dijo...

Ay...yo soy otro de los que se siente identificado. Sabés que he tenido que soportar algunas cosas...y las tengo que soportar a diario. Hoy por suerte puedo contar que soy felíz! Pero aparecen otros miedos...uno de ellos es el miedo a dejar de serlo. A perder lo que se consiguió. A volver a empezar...Y esta semana será terrible para mí. Mi razón de vivir se aleja. Se va de vacaciones...mi soledad y yo nos volveremos a encontrar, ella volverá a llenarme la cabeza, me querrá llevar por caminos que creía superados y se empecinará en hablarme de un futuro que no será tal. Tengo mucho miedo sabés? Pero bue...quiero creer que va a estar todo bien. Acabo de hablar con ella en este momento. Lloramos un ratito y mañana al despedirnos lloraremos otro rato. Y seguiremos llorando toda la semana...
Hoy conocí a mi cuñado mayot :) Buen tipo, macanudo, nació exactamente 4 días antes que yo. El 6 de octubre de 1986.
Me despido Luli!!! Un besote, que pases lindo!!!

PD: Vaya logro con Alf!!! Jajaja!!! Ya lo veré en el super, mandándole besos a las cajeras que tienen libre!!! :P

Luz dijo...

Ay Dio! (pido permiso a Alf para usar SU frase) nene nene...después te escribo. Cuidate. besote!!

Sahaquiel dijo...

Hola, Luz! Pasaba a saludar.
¡Feliz día de la Independencia!
Besos!! :)

Santiago dijo...

Hay que tener coraje para escribir en un blog algo tan íntimo, te felicito.


Saludos

Lau dijo...

Luli: Fuerza!! Sé de tu gran logro y fui testigo de esa imposibilidad y te suuper felicito por haber superado aquello que sentías que nunca iba a ser posible.
Te cuento que a mi me pasó lo mismo con otra cuestión,,,creo que te lo voy a contar personalmente en alguna oportunidad, pero bueno, ya vez que, a veces, nunca es tarde...no? Lo bueno es que se siente que uno acaba de empezar, que todavía le queda mucho camino por recorrer,es el comienzo!je je

Besotes

Luz dijo...

Muchas gracias Santiago! :)
Cuesta, pero si puedo ayudar a alguien contando mi experiencia creo que vale la pena.
Un beso!

Lau: gracias amiga!!Y si se siente...just like starting over...je usted me entiende.
Besote!!

Gryk dijo...

luz....con la vida uno se va dando cuenta que nunca s elogra lo que no se intenta

saludos

Luz dijo...

Tal cual, la mayor parte de los límites son auto-impuestos.
Besos y gracias por pasar de nuevo.