sábado, 14 de noviembre de 2009

Ajena al capitalismo...o no tanto.

Yo cuando era chiquita quería ser cajera de supermercado. Pero después mi papá me contó que la plata de la caja no se la quedaba la cajera. Entonces ya no quise más ser cajera.
Valentina 10 años.

8 comentarios:

Superchic dijo...

que piola!!!

Miguel F. Barrios. dijo...

ummm de pequeño suele ser atractiva la idea de quedarse con el dinero de la caja ehh...

Está muy bueno..

Saludos y besos, de regreso al mundo blogger.

Zeb dijo...

Bueno, se dio cuenta a tiempo la niña!!!

tanguetto dijo...

A los 10 la tiene mas clara que nosotros, que precocidad...

Que lo parió diria El Mendieta.

Luz dijo...

Super-chic! Valen es un personaje, jejeje

Mike, tanto tiempo! :-)besitos y gracias por pasar.

Zeb: y sí, menos mal, jejeje Besos!!

Tango: habrase visto, no? jajaja Besos!!

M.A.R. dijo...

No sólo eso. La que en realidad es de la cajera, tampoco va para la cajera...A saber: la empresa de la energía eléctrica, del agua, del gas, del cable, la inmobiliaria que le alquila o el Estado que le cobra impuestos, o los aportes jubilatorios, los vagos que esperan que la gente les resuelva su dieta, y muchos más, se la van sacando de a poquito, en cómodas cuotas mensuales. Además, si vive en Buenos Aires, debe tener una probabilidad de un 85 o 90% (si no es más) de sufrir un robo en cualquiera de sus distintas modalidades (si no es en todas).
Explícale que no sólo la cajera, sino cualquier trabajador/a sufrirá lo mismo, y que es sumamente necesario y urgente, que se enganche un empresario ricachón para, por lo menos, tener una vida más aliviada.
Ábrele los ojos aún más a esa niña!
Es por su bien :P

masfe dijo...

los cajeros son masoquistas y los dentistas sádicos.
hola, tanto tiempo.

Alfredo dijo...

M.A.R., le sacastes el gustito a la simple y graciosa anecdota.
Hay veces que tomar un poco de ubikol es bueno para vivir más positivo.