martes, 10 de abril de 2007

¡¡¡¡¡¡Qué boludaaaa!!!!!

No soy más, porque no tengo tiempo.
Hace mucho que no me pasaba. Pero lo confieso. A veces me pasa.

Faltaban veinte minutos para las doce y debido a la cancelación de una clase tenía tiempo para caminar tranquilamente hasta la oficina en donde daría clases de 12 a 14 horas.
Me confié porque tenía tiempo.
Y me distraje.
Un consejo: no piensen en más de 10 cosas a la vez. Es perjudicial y además pueden perder el sentido de la dirección...jeje

Iba yo pensando en el cumple de mi vieja este jueves...en que no le he comprado el regalo aún...en que tengo que volver al hospital...en que hoy laburaba hasta las siete... en el mail del viernes que les conté en la entrada anterior...en que uno de mis alumnos particulares de los martes y jueves es casualmente sobrino de Mr W; un amor imposible del cual hubo que exorcisarme (en serio!! jeje) y en que es muy irónico que este nene sea mi alumno, ¿lo sabrá Mr W? A veces la vida se te mea de risa en la cara, menos mal que puedo reirme con ella en este caso...en que mañana debo recordar llevar ciertas fotocopias a la escuela para los chicos... en la despedida de soltera de Elvira...en que....Oh my God! si sigo así nunca voy a tener la mía!!! (jajaja voy a ser una profesora solterona, eso sí, aprenderé batería y bajo y grabaré un disco en el que tocaré todos los instrumentos yo sola, como hizo Mc Cartney) Pensar eso me dio mucha gracia y me causó bastante alivio...

Uh, la puta madre!!!! Me fui para el otro lado!!! Miro el reloj y faltan tres minutos para las doce.
Jodete por boluda, pienso yo.

Empiezo a caminar en dirección contraria. Llego a destino, Perón y Suipacha, a las 12:05.
Llego apurada al primer piso. Ahí está Hugo, el vigilador del piso. Lo llama a José Luis, mi alumno.
Está ocupado, dice que lo esperes, me dice Hugo.
Menos mal, pienso yo.
Me siento a esperar. Le convido un caramelo a Hugo. Me lo agradece y hablamos de los feriados que quedan este año hasta que finalmente mi alumno se desocupa.

4 comentarios:

Alfredo dijo...

Ay m'hija los años no vienen solos...

Bibliotecariasensual dijo...

Luli, siempre uno puede tener eso dias y es mas es sigo de estres jajaja. Y todavia o conoci ninguna teacher de inglés solterona, no creo que seas la primera, lo que si hay soy bibliotecarias peor aun jajaja
besos

Marcelo dijo...

De vez en cuando está bueno perderse en el pensamiento...Ya me pasó de venir a la radio en bici y volverme a casa a pata! Cuando bajé al garaje del edificio a tirar la basura: "Yo bajé hoy, a qué fue???"...Y ese que está dentro de mi me dice: "Boludo, bajaste a buscar la bici porque se te hacía tarde y después me trajiste a pie!!!"

Beso!

José Luis dijo...

Estaba leyendo este post y sobre el final digo "mierda, lo que son las casualidades!!!".

Resulta que trabajo ¡en Suipacha y Perón! (Suipacha 190), y me llamo José Luis, como tu alumno pero, obviamente, no soy él.

Iba leyendo y no lo podía creer. Qué ciudad extraña esta (soy de Comodoro Rivadavia y me trasladaron en Marzo para acá, estoy por abrir un blog con mis experiencias con la gran ciudad). Por ahí inclusive alguna vez te ví o me viste pero, claro, por acá todos son nadie.