viernes, 20 de julio de 2007

Tren, Dios y galletitas


A veces me acuerdo de vos. Hoy, por ejemplo, y cuando viajo en tren.
La primera vez que me saludaste, estabas en la puerta de casa, vendiéndole una de esas bandejas de galletitas a mi mamá. Yo te reconocí, porque te había visto antes en el San Martín.
“Ella es mi hija,”dijo mamá. Y vos me sonreíste por primera vez.
A partir de ese día empezaste a saludarme. A veces nuestras sonrisas se encontraban en medio del apuro y del gentío infernal de la estación Retiro. “Avisale a tu mamá que esta tarde paso,” decías al verme, mientras corrías atrás de algún tren que ya estaba por salir.
Decías que habías encontrado a Dios y que El te había dado las fuerzas necesarias para dejar de una vez por todas tu adicción a la droga, y a esa vida de la que no estabas orgulloso. Decías que habías empezado a vivir de nuevo. Llevabas siempre con vos un canasto pesado y gigante, lleno de medialunas y galletitas, de esas que preparaban los mismos chicos del Hogar en donde vivías.
Nunca te gustó hablar de tu pasado, ni de tu familia. Y te entiendo, porque ¿de qué sirve revolver tanto las heridas? ¿Por qué mirar para atrás, cuando ya habías empezado a mirar hacia delante con ojos nuevos? Hay recuerdos que no tienen sentido. Duelen demasiado. Qué casualidad que vos también te llamaras Sergio, como el tío Chony, a quién aún no conocía.
Nunca me dejaste del todo ser tu amiga. Había una barrera en tus ojos que no me dejaba acercar lo suficiente, porque tratabas de protegerte quién sabe de qué o de quién. Y yo respetaba tu silencio y tu distancia sólo porque así vos lo querías.
Recuerdo una tarde de viernes. Llegando a la estación Devoto, nos encontramos vos, uno de tus compañeros y yo. Me presentaste y a mí me causó gracia porque le contaste a tu amigo que mi mamá siempre te compraba galletitas. Era un día de sol y cielo limpio. Me preguntaste si iba para mi casa y yo te contesté que sí. Entonces dijiste que ibas a acompañarme y así bajamos juntos del tren. Vos con tu canasta y yo con mi mochila. Vos con veinte años y yo con dieciocho.
Recorrimos juntos y sin apuro las siete cuadras que separaban la estación de mi casa, charlando despreocupados como los dos chicos que éramos. No recuerdo bien de qué hablamos, pero sí recuerdo que reíamos con ganas. Ese día no te importó tanto de qué lado del tren nos había puesto la vida a cada uno. Fue la primera y única vez que me bajaste la guardia. “Pasé ayer por tu casa, pero quiero ver si hoy me compra de nuevo. Vos sos buena y en una de esas la convencés”. Y yo me reía porque eras el perfecto mercenario de la galletita y un adulador sin frenos, y juntos trazamos ese infalible plan de persuasión que los dos sabíamos que no era necesario. Pero a mí me gustaba contagiarte la risa y pensar que estaba siendo tu cómplice sin que nada más importara. Y a vos te divertía saber que contabas con una aliada. En esas siete cuadras de sol, fuimos amigos.
No volví a verte desde ese día. Sé que volviste a Salta para pasar las fiestas en tu provincia y quedarte allí definitivamente. No te gustaba la Navidad. Decías que ibas a pasarla solo y a acostarte temprano. También dijiste que ibas a escribirnos, pero no supimos nada más de vos.
Es raro porque, aunque ya pasaron ocho años, cada vez que subo al tren pienso que voy a encontrarte. Me pregunto, con pocas esperanzas de que así sea, si te acordarás de mí, de esa tarde de viernes y de ese tren. En días como hoy, se me ocurre que a lo mejor vuelvo a descubrir tu sonrisa entre la gente. Conservo de vos el recuerdo de tus ojos, tu soledad y el sabor de tus galletitas.
Dondequiera que estés, feliz día, nene.

18 comentarios:

Sahaquiel dijo...

Hermoso post! Me encantó :)
Me alegra que compartas estos recuerdos..

FELIZ DÍA (sí, me ganaste de mano, ya sé)!! Te quiero mucho :)

Besos!!

Mahatma dijo...

Luz, muy conmovedor... es hermoso.

Besotes y Feliz Día!

M.

Lau dijo...

y si lo encontrás..lo reconocerías? y él a vos?

Feliz Dia, de nuevo!!!!
Besos
Lau

Carlos dijo...

Luz, si de algo te sirve, nunca se olvidan los recuerdos de un viernes en un tren.

(feliz día del amigo, amiga / Feliz comienzo de vacaciones)

Un beso inmenso.

Luz dijo...

Sahaquiel: gracias!!! :) Es uno de esos recuerdos que uno siempre recuerda. Besotes amigo, y que pases un muy felíz día!!
---------------------------------
Mahatma: me alegra que te guste el post. :)Un beso grande para vos y felíz día del amigo :)
---------------------------------
Lauuuuu: felíz día otra vez, je
El amí no sé, pero yo a el seguro que sí. besotes!!
---------------------------------
Carlitos: Gracias!! igualmente :)
Definitivamente,los viernes a la tarde son especiales y más cuando vas en tren. beso!!y nos estamos viendo pronto.
Nos estamos viendo.

Eritia dijo...

Abrazos, querida Luz (aunque para
darlos no hacen falta excusas: por
ser mi amiga,por ese lindo recuerdo
(contado con tanta emoción, porque empieza el fin de semana y ¡las vacaciones!...

Mari dijo...

Preciosa historia. Precioso cómo lo contaste.
Besos en el día del amigo, Luz linda!

Me encantó que nuestros caminos se crucen, sip...

Another Girl dijo...

Muy lindo post!
Espero que te lo vuelvas a encontrar, y que te regale una sonrisa.

Mari dijo...

Me quedé pensando. Tal vez nunca más se crucen tu camino y el del Galletitero. Pero ya se cruzaron una vez, seguís recordándolo a pesar de la distancia en el espacio y en el tiempo... con eso es suficiente.

Más besos.

Luz dijo...

Eri! Muchas gracias :)
Hago aquí una felicitación pública por su nuevo sobrino :) Besote!
--------------------------------
Mari :) ¿Seguro que estás viendo mi foto? jajaja
Supongo que sí, con eso basta :)
--------------------------------
Another girl! gracias por pasar de nuevo :) Besos!

Mari dijo...

Nuentendí lo de la foto... ag...
jeje
Luz, soy medio abombada, debés estar haciéndome una broma, ya sé que parece raro pero a veces no entiendo las bromas. =P

Luz dijo...

jaja, que yo no sepa escribir no es tu problema jejeje...
me decís "Luz Linda" y yo te digo que debés estar mirando la foto de otra persona.

Lo de "supongo que sí" lo digo porque supongo que es muy difícil que me vuelva a encontrar con este chico. De todos modos voy a recordarlo siempre. :)

Elena de San Telmo dijo...

Luz


Una historia de amistad y de la vida que pasa, como el tren un día viernes.

Besos

Ele

tanguetto dijo...

Así es Luz, hay personas que con sólo rozarnos nos dejan marcas indelebles en el corazón.
Amistad a primera vista, no?

Seguro que lo recordarás por toda la vida, y no me cabe duda de que él si te recuerda, las circunstancias de la vida nos lleva por caminos que quizás haga que alguna vez los vuelva cruzar.

Tarde , pero...Felíz dia! nueva amiga.

tanguetto dijo...

P.P.: no se como hacés pero cada vez que leo un post tuyo termino lloriquendo, que cuerda lográs tocar en mi??

Bibliotecariasensual dijo...

Lu, estoy de acuerdo con tanguetto, por algún motivo, lo recordás. Todos recordamos a aquellas personas que nos llegan a lo más profundo del corazón. Muy lindo todo... besos

Luz dijo...

Ele! es así...la vida pasa. Besotes y gracias por agregarme a tus links :)
-----------------------------
Tanguito!!Gracias por lo que decís. Me alegra poder llegar a vos y contarte mis recuerdos.
Besote!
----------------------------
Biblio! Amiga! llegó a mi corazón, seguro.
Besotes

Mari dijo...

Jeje... me estoy riendo de mí. A veces tengo cosas simples delante de las narices y no me doy cuenta.

ES TU FOTO LA QUE VÍ, ES TU FOTO!!!

jajajajaja

Gracias por explicarme, eh?

BESOS!