domingo, 23 de octubre de 2011

Tengo un sueño grande. Enorme. Grandote como una casa. Y es de la clase de los que no se esfuman ni se escurren entre los dedos. Porque esta vez, cumplir mi sueño sólo depende de mí. Sueño y sueño despierta todos los días, con un poco de vértigo pero el paso bien firme. Y cada paso, es un paso hacia adelante. A diferencia de otros sueños, no es un horizonte distante que se aleja más con cada paso. Cada vez que lo pienso se me dibuja una enorme sonrisa en la cara. Soñar es cosa de valientes. Sobre todo cuando se sueñan cosas grandes :-)

7 comentarios:

Núria dijo...

Dices que soñar es cosa de valientes, tal vez sea cierto. Vivir es también un tema de valor. ¿O tal vez vivir y soñar sea la misma cosa?

En todo caso te mando un saludo desde Barcelona.

Siempre me pareció muy sugerente el título de tu blog, desde que vi su enlace en el espacio de un amigo común: Baldanders

Luz dijo...

Nuria: muchas gracias por pasar y comentar.
Yo creo que se puede vivir sin soñar, pero no es vida. De todos modos, eso sólo mi opinión. Un beso grande!
Luz

Carlos dijo...

A por los sueños entonces, valientemente.

Luz dijo...

Gracias Charly! ;-) Besote!!

forse dijo...

mis mejores deseos para que sus sueños se vuelvan realidad!

Miguel Barrios Payares dijo...

Los sueños grandes son los mejores.
Si no son sueños grandes se puede pensar en abandonar, pero con los sueños grandes hay algo fantástico que hace continuar. Espero que tu sueño grande se te vaya convirtiendo en algo bien real, a lo grande. Y al parecer ya estás dando esos pasos seguros.

Buen día para ti. Abrazos.

Luz dijo...

Gracias Forse y gracias Mike