sábado, 27 de enero de 2007

Otra de... ¿casualidad?

Como ya comenté en un post anterior, presiento que a veces las cosas sí suceden, si se supone que deben suceder. Hoy viví otro ejemplo que lo confirma.

Buenos Aires. Malos Aires. Gris. Ciudad de Pobres Corazones.

Tarde de perros la de hoy, como lo vienen siendo muchas desde hace un tiempo a esta parte. Ibamos yo y mi mal humor caminando por la Avenida Rivadavia a la altura del barrio de Caballito. Nos acompañaban (a mi mal humor y a mí) un siempre incondicional Gustavo y mi mejor amiga Cecilia. En casa de Cecilia habíamos decidido salir tomar algo y fue ella misma quien sugirió Caballito. Y en la misma cuadra en donde nos bajamos del colectivo...¡¡¡Ahí estaba él!!!!

No sean tan ilusos, no estoy hablando de un príncipe azul, ni verde ni anaranjado, ni tampoco de Rodrigo Noya ( acá se va a reir Marce...jeje).

Después de tanto tiempo tratando de rastrearlo sin éxito, de reubicarlo en los lugares que frecuentaba....¡Mirá dónde lo encuentro! ¡Mirá CUANDO lo encuentro!

Ayer (más bien hoy a la madrugada, no podía dormir) escribí un post sobre mi amigo Sergio, quien ha dedicado su vida a procurar el bienestar de muchos de nuestros veteranos de guerra, ayudándoles a conseguir trabajo, acercándoles la asistencia médica y prestándoles oreja entre otras cosas, etc.

Un mes atrás, yo había visto en varias oportunidades a un solitario veterano de guerra con muletas y pie de trinchera. Debe haber algo karmático aquí, porque de uno u otro modo siempre los encuentro en mi camino. Mendigaba, este ex-soldado consripto, siempre por las mismas calles, en el barrio de San Cristobal (bastante lejos de Caballito, donde lo volví a ver hoy) a pocas cuadras de una de las oficinas en las que doy clase. Por más caradura que yo parezca, soy bastante tímida y además soy muy lenta. Hago las cosas mucho más tarde que el resto de la gente y eso me demoró y provocó que yo perdiera de vista a este veterano, después de dos o tres intentos míos por acercarme con el único objeto de contactarlo con Sergio o algún centro para que lo asistan y no esté tan solo, previa charla con mi amigo/tío, a quién ya había avisado de mi avistaje de veterano en la Av San Juan.

Lo había estado buscando durante todo este tiempo, sin éxito, cada vez que iba por San Cristobal. Me lo encontré hoy, justo hoy, en el barrio de Caballito. Las cosas tienen un tiempo y un lugar. No suceden ni antes ni después. Suceden en el momento en el que tiene que darse.

Contra el mallllllllll....la hormiga...atómicaaaaaaaaaaaaa!!!!!!! (Así me dice el irrespetuoso de Sergio, je!) en su misión de "rescatando al veterano", aunque yo les confieso: son siempre ellos quienes me rescatan a mí, haciéndome olvidar de tanto murciélago que tengo en la cabeza ( es una expresión de Cecilia) borrándome el malhumor por un rato aunque sea, cuando al escucharlos me doy cuenta de qué significa verdaderamente tener problemas, cuando sus miradas describen en forma cruda lo que significa estar solo, estar verdaderamente triste y enojado, con todo derecho.

Me acerqué escoltada por Gustavo. Cecilia desde lejos. Sospecho que mi amiga piensa que mi inclinación hacia los veteranos es algo patológica, tal como lo demuestran sus gestos y comentarios irónicos, pero ¿A mi qué me importa? :P

Resultó que el veterano no tenía un teléfono para ubicarlo. "Estoy endeudado con telefónica y con todo, no tengo un mango", me dijo. "Maldición", pensé yo. (Pensé otra cosa, no la escribo para no horrorizar a Alfredo; el sufre cuando yo puteo...je) "No importa", me dijo algo desganado, "la próxima vez que me veas me pasás el telefono del centro y yo llamo."De improviso, sin mi agenda con los teléfonos y sin biromes, mis eternas compañeras de trabajo, Gustavo fue a comprar una birome para poder anotarle una dirección de mail y una página web. Y así fue nomás...Veremos en los próximos días si la misión de la hormiga atómica más malhumorada de Buenos Aires fue exitosa o no.
Lo intentamos, sabemos que valió la pena. Algo es algo. ¿O no?

2 comentarios:

Einstein dijo...

Serendipity!! Je,je...
Ché no me hagas propaganda de puritano que la gente me va a confundir con Flanders.
Alfredo

Luz dijo...

Perfectirijillo, Alfedirijillo!!!!
como usted mande, mi amigo del país vecinillo, jejeje
Se ve que usas bastante la palabra serendipity jeje

Besos Alfred!!! :)