lunes, 23 de abril de 2007

If this is love...it´s fabulous!!!!!


Historias...historias...¿Alguien quiere oir una buena historia?

Llegó el viernes. Son las siete de la tarde y yo no podría estar más cansada. Fiel a nuestra costumbre, Vale y yo no quedamos esperando que se vaya el último de los chicos junto a Nora, la directora del cole, que desde hace un ratito está apagando luces y cerrando puertas.
Hoy también se quedó Vero, porque su novio pasará a buscarla. Lo llama al celular, le dice “mi vida”. Hoy tendrán su despedida de solteros juntos.
Valeria me mira y se ríe burlona.
Vale: Luz, ¿Sabés cuánto le va a durar el “mi vida” “mi amor”?
Luz: No seas mala, lo decís de envidia, ¿no ves que está enamorada? No le hagas caso, Vero.

Verónica tiene 40 años y conoció a Alejandro, de 42, hace unos diez meses. El destino los cruzó en la fiesta de un amigo en común. Flechazo, como quieran llamarlo. Desde aquel día no han podido dejar de hablarse y de verse, y a los seis meses de noviazgo decidieron que iban a amarse para el resto de sus vidas, tal como nos lo anunció Vero en el almuerzo de fin de año del cole en diciembre del año pasado. Casualmente se casa este sábado, día en el que también se casa una ex compañera del profesorado.

Qué maravilla cuando hay encuentro. Qué maravilla cuando la cosa es de a dos y cuando de a dos se es más libre. Nunca vi a mi compañera tan feliz, nunca vi tanto brillo en sus ojos como hoy cuando, antes de despedirse de mí me comentaba acerca de los arreglos para su luna de miel en San Martín de los Andes. Tenía una sonrisa increíble. Parecía una quinceañera enamorada. Qué linda sensación ver que el amor anda flotando por ahí. Menos mal que se lo ve de vez en cuando y que cuando está de verdad no deja lugar a confusiones.

Hoy es lunes y Vero se despidió de nosotras hasta el sábado
“Mirá que después no hay devolución,” le digo en broma. Ella se ríe. ¿Qué otra cosa podría hacer?

4 comentarios:

Alfredo dijo...

Soy de los que cree que nacimos de a mitad y sólo cuando encontramos el otro 50% estamos completos.
Ya van 24 años de "complitud" ( y si me dí el gusto de inventar una palabra)

Sahaquiel dijo...

Cuanta envidia me da.. sana envidia, por supuesto. Bueno, no hay envidia sana y lo que siento no es realmente envidia.. porque de hecho, no soy envidioso... uh, me fui por las ramas... perdón.

Lo que quiero decir es que admiro mucho a aquellos que pudieron encontrar su verdadero amor.. realmente puede percibirse la plenitud, armonía y complementariedad que los une, en todo lo que los rodea...
Suena bien, algún día me tocará... supongo... espero... jaja

Besos!

Bibliotecariasensual dijo...

muy linda la historiaa, da cuenta de que nunca es tarde para encontrar al verdadero amor, sólo hay que esperar, es increible que lo diga doña ansiedad al respecto, pero a veces, creo la espera tiene su recompensa o a veces no, todo puede suceder, estoy tratando de no parecer ansiosa al respecto y también espero encontrar algun día a mi media naranja...( seguiré siendo solamente bibliotecaria!)
felicitaciones para la nueva pareja!!!

Santiago dijo...

Es quizá junto a tener hijos las dos cosas más maravillosas que te pueden pasar,¿no? El hecho de que se encuentren en esta gran selva de cemento dos que se enamoran, es un verdadero milagro