martes, 29 de mayo de 2007

Como salido de un cuento de Dolina...



Y en pleno siglo XXI...

Sábado a la tarde. 19:30 horas, para ser más precisa. Me tomo el colectivo 85 frente al Parque Rivadavia. Por suerte hay varios asientos vacíos y como siempre que puedo, elijo uno junto a una ventanilla.
Va cayendo la tarde sobre la ciudad y veo cómo los edificios recortan un atardecer anaranjado. La tarde se hace jirones de a poquito. Veo pasar la gente, las motos, los autos, los colectivos, la vida. Miro a las personas a medida que se suben al colectivo y mis pensamientos se desvían hacia todo lo que debo hacer este fin de semana y las tareas que han quedado pendientes. La avenida Rivadavia ofrece un paisaje más que familiar. Involuntariamente, recuerdo personas y lugares de tiempos ya muy lejanos.
Dos paradas antes de llegar a Plaza Flores, sube un muchacho con mochila. Examina los asientos vacíos durante unos instantes y decide sentarse junto a mí. Creo que me miró. O tal vez no. Yo sigo mirando por la ventanilla para no perderme ni un segundo de ese anochecer irrepetible. El abre su mochila para sacar unos apuntes de facultad. Física. O algo así. Se acomoda los lentes y se dispone a leer. Creo que no logra concentrarse; hay cada vez más gente en el colectivo y más ruido.
Entonces levanta la vista de los apuntes y una voz me trae de vuelta de mis pensamientos:
Muchacho: (con seriedad) Disculpame, ¿podrías decirme la hora?
Luz: Sí. 19:30
Muchacho: muchas gracias.
Luz: por nada.
Transcurren algunos segundos y mis pensamientos vuelven a interrumpirse.
Muchacho: Disculpame…
Luz: Sí…
Muchacho: (otra vez muy serio) Perdoname si te parece muy atrevido de mi parte. Pero la verdad es que tenés unos ojos hermosos.
Luz: muchas gracias, le digo en voz baja.
Y automáticamente se me dibuja una sonrisa. No se si son ideas mías, pero creo que algunos pasajeros miran sorprendidos. Y sonrío porque estoy a punto de morir de vergüenza y porque me da una mezcla de gracia y ternura escuchar un piropo tan educado por parte de alguien tan joven.
Con la tranquilidad de quien ha dicho lo que piensa y sin ninguna otra intención en particular que la de decir lo que ya se ha dicho, el muchacho vuelve a sus apuntes de física y yo, a mirar por la ventanilla. Dos o tal vez tres paradas más tarde el muchacho se levanta del asiento y, sin mirar atrás, solicita parada para bajarase.
Y es así que cuando el colectivo frena y las puertas se abren, el desaparece de mi vida para siempre.

22 comentarios:

Marcelo dijo...

Fantasmas...

Está lleno. Yo los sigo encontrando. Pero hay reales. Si te lo digo yo...no pierdas tú las esperanzas. Hay reales y hermosos, bah, en mi caso hermosas :P (Aclarando...) Es más, le saco la "S". Hermosa es la palabra justa. Pero no hermosa con "G" :D (Chiste interno) Podría ser Genial, en ese caso sip.

Besote!!!

epl 2007 dijo...

Yo no le diría fantasmas, sino ángeles. Normalmente cuando se habla de fantasmas uno piensa en almas perdidas, seres sin rumbo, pero en este caso este chico se parece mas a un ángel que a un alma perdida.
El solo hecho de haberse fijado en tus ojos y haberte sacado una sonrisa ya lo hace un ser de los que yo llamo blancos. Un alma pura y llena de luz como vos.

Estoy seguro de que si debes volver a encontrartelo, Dios va a lograr juntarlos nuevamente.

Luz dijo...

jeje, chicos!! No se lo tomen tan en serio!! jeje...
Sólo me pareció curioso esa forma de decir algo lindo. No es que espere volver a encontrarlo.
(En este momento, mejor que no me encuentre con nadie!!! jejeje)
Ni fantasma ni ángel. Tan solo un muchacho.

Alfredo dijo...

Sabes que me encontré al mismo muchacho en la cola del Supermercado y como se habia equivocado de caja,tenía más de 10 cosas y estaba en la fila de los rápidos, me pidió disculpas y se retiró a otra caja no sin antes notar que tengo unos hombros bien proporcionados. Todo un caballero el loquito de la mochila...

Luz dijo...

jajaja...Alfred, leí tu comentario y te juro que me duele la panza de la risa...jajaja. Genial como siempre!!! jajaja

Bibliotecariasensual dijo...

Muy lindo momento que el que vivistes, y seguro que ofrecistes esa sonrisa en agradecimiento de tan hermoso piropo; Uno nunca sabe, porque se aparecen y desaparecen determinada gente en nuestras vidas, quizás este chico, apareció por algo... besos

Davor dijo...

a vos el chico te gustaba??? porque si te gustaba le tendrias que haber tirado un centro... por ahí te pedía el teléfono o el mail y quien sabe que pasaba...
saludos ninia.

Luz dijo...

Davor: Mejor no imaginarlo! jajaja...
No, no me gustaba. Como dije antes, simplemente me pareció gracioso y simpático el gesto.
Besos!!
Luz

Carlos dijo...

Bueno, pero convengamos, que lo único que hizo fue precisar una realidad incontrastable; porque tu tienes unos ojos bellísimos.

Jorge Muscia dijo...

Luz:
Gracias por tu comentario y por el link. Si no hay inconvenientes te agrego a mis links.

El chico del colectivo y Carlitos tienen razón sobre tus ojos ...y con este ya van tres piropos. ;)

Besos

Luz dijo...

PIROPEROOOOS!!!!!! JAJAJA...
Carlos: bienvenido!! Y gracias por el piropo :)Vi tu blog pero aún no oude comentar por falta de tiempo. prometo pasar y agregarte como link.
Jorge: gracias por volver a visitarme!! Y me encantó tu blog. Sí, dale agregame como link.
A ambos les digo que me los imagino bajo un farolito de cualquier esquina porteña (porque algunos farolitos quedan) diciendo piropos a las chicas que pasan :)
Bien de tangueros!!!!
Besos a los dos!!

Jorge Muscia dijo...

Si, con Carlitos pusimos una agencia "El Piropo Express".
Vos contratabas el servicio y por un costo accesible te llevábamos piropos a domicilio.

Pero no nos fue bien, tuvimos que despedir varios empleados porque terminaban piropeando gratis en los colectivos...

PD: ya te agregue a mis links.

Besos

Carlos dijo...

Eso no era nada, Jorgito, lo tremendo era los inescrupulosos que fingiendo buscar trabajo, sólo se empleaban, para sonsacarnos los piropos y luego usarlos como propios. Ya no hay decencia en este mundo. :)

Beso para Luz, abrazo para don Muscia.

(cumpa, los negocios no son nuestro fuerte)

tanguetto dijo...

Buenas tardes, me gustan tus letras.

Luz dijo...

Carlos y Jorge: es así nomás...los hombres sensibles no son para los negocios. Gracias por pasar por aquí!!!
Más besos!
Tanguetto: bienvenido y muchas gracias por tu comentario!!!! Volvé cuando quieras, sos bienvenido. Besos!
¡Qué bueno que ahora tengo lectores tangueros! ;)

Sahaquiel dijo...

Debo decir que hasta cierto punto me sentí bastante identificado con ese chico, jaja
Besos!

Eritia dijo...

Bonita historia, de esas que te dibujan (aunque sea brevemente), una sonrisa en los labios y en el alma.
¡¡Bienvenida la gentileza y los piropos!!.

Un abrazo de recién llegada.

Luz dijo...

SSSSIIIIIII!!!!! VOLVIO SAHAQUIEL!!!!!!! :))
Que alegría leerte, de verdad :D
jejeje. ya te imagino diciendo piropos educados a las chicas en los colectivos...jeje.Cualquier cosa preguntale a Carlos y Jorge, que parece que tienen un arsenal de piropos listos para ser lanzados ante la eventual aparición de una señorita. :)
besos!!! Y me divirtió mucho noestro intercambio de mails y neurosis de los últimos días (las neurosis son todas mías, aclaro:P. Vos son un chico normal, no te preocupes)

Eritia: bienvenida!!!! un abrazo mío para vos de bienvenida, y gracias por cometar y pasas. Sos bienvenida cuando quieras :)

Sahaquiel dijo...

¿Yo... Normal? Definí normal, porque , a decir verdad, muchas veces llegué a la conclusión de que tal epíteto no podría ajustarse a mi persona..
No me siento tan identificado con lo "piropero" de este muchacho, sino más bien porque procuro mantener cierto nivel de educación y respeto en el trato con los demás.. y por cierto aire nerd, jaja
Sin embargo, tengo que admitir, no sin antes pedir disculpas ante tal atrevimiento, que comparto su gran admiración por la belleza de tus ojos..

Ante tanto halago no me quería quedar atrás :P

Volví, en parte gracias a ese intercambio de mails :)

Ya hay nuevo post.
Besos!!

Mari dijo...

A mí me parece de lo más normal del mundo que te digan cosas lindas.
Es lo que vos hacés con la gente todo el tiempo. Y entonces es lógico que te vuelva eso que das.

Yo en tu lugar estaría atenta, creo que es tiempo de que recibas piropos (te los merecés porque los das) Y sino fijate la cantidad de comentarios en esta entrada!

Para que recibas no hace falta que hagas nada: sabés dar, lo hacés generosamente. Ah, sí, falta algo: que te enteres de una vez por todas de todo lo que valés. Yo creo que no te diste cuenta todavía...

Besotes, Luz (qué bien puesto tenés el nombre...)

Luz dijo...

Sahaquiel!!Gracias, piropeador!! :)) y no tenés que pedir disculpas, si me estás diciendo algo amable y bonito :)
Me alegra haberte acompañado en un momento duro y espero que sepas que contás conmigo. Y sí sos normal.
Yo diría que no sos común (hay una gran diferencia entre locomún y lo normal).Y es poco común hoy en día encontrar personas con una inteligencia como la tuya, acompañada de tu amabilidad y delicadeza (y ahora la piropeadora soy yo!! :P)
Besos!!!

Mari: sos una dulce!!! Siempre me decís cosas lindas:) Gracias por todo,por tu bondad y por pasar siempre por aquí con tu paciencia infinita.
besotes a vos ya tu nena!!!

Marcelo dijo...

Una "camioneta" y muchos "conductores" Luli :P

Besote!!!
(Comentario 22/ "el loco")